portada-noticia

El día sábado 29 de septiembre se llevó a cabo una reunión de trabajo ampliada de la Comisión Directiva de la Federación, con el objetivo de continuar avanzando en las gestiones que se están llevando adelante.

Durante la reunión, a la que asistieron 45 operadores mayoristas de los 25 mercados asociados a nuestra entidad, se discutieron las nuevas reglamentaciones sobre RUCA y DTV-e propuestas por las entidades nacionales.

En la misma se registraron las amplias diferencias que existen en nuestro país tanto en los controles como en las posibilidades de aplicación de las normas de SENASA y AFIP.

La reunión fue fundamentalmente fructífera para disipar dudas y aunar una mirada en común frente a las disposiciones.

Como resultado se elaboró una nota en conjunto que será presentada en los días venideros a las autoridades correspondientes:

 

Los abajo firmantes, representantes de los operadores de mercados frutihortícolas nucleados en la Federación Nacional de Operadores de Mercados Frutihortícolas de la República Argentina (FENAOMFRA), reunidos en la ciudad de Córdoba, capital de la provincia del mismo nombre, nos dirigimos a Ud. a efectos de elevar a su consideración algunas de las muchas cuestiones e interrogantes que nos generan la implementación de normativas de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria dependiente del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación y de AFIP, referidas a la implementación del RUCA (Registro Único de la Cadena Agroalimentaria) y DTV-e (SENASA), para todas las operaciones comerciales a nivel mayorista, en todo el territorio de la República Argentina. La diversidad y extensión de la República Argentina hace que en todo el territorio haya disparidades en materia de desarrollo técnico para tener disponibilidad de medios como, por ejemplo, acceso a Internet de calidad, velocidad de transferencia de datos, imposibilidad de carga rápida para emitir DTV-e en zonas en los que se comercializan de forma mayorista entre provincias limítrofes con pocos kilómetros de distancia entre una y otra, lo que genera que verduleros de la localidad vecina compren en el mercado mayorista de la provincia aledaña, y deba salir del centro abastecedor con el DTV-e, conjugándose la velocidad de la operatoria con la demora propia del sistema implementado por el organismo que lo ha establecido; la gran cantidad de veces que el sistema se cae o entra en colapso por la utilización concomitante de muchos operadores a la vez, entre tantos otros inconvenientes técnicos que se irán presentando en el día. Agregamos que, encontrándose muchas de las economías regionales en crisis, además de las que afectan a las superficies comerciales como los mercados, donde se tendrán que incrementar costos y plantillas laborales para poder atender eficientemente a los clientes. Para ello, hemos detectado en esta extensa reunión de trabajo del día de la fecha, los siguientes puntos: 1) Lo antes dicho, las dificultades por la caída de sistemas, las de acceso a Internet, especialmente en fincas alejadas del ejido urbano, las dificultades de comunicación con una mesa de soluciones (si existiese) en SENASA o en cualquiera de los organismos vinculados, como por ejemplo con un teléfono 0800 o 0810, un sistema de chat on line, o herramientas digitales de ese nivel. 2) La situación de la real existencia de facturación de ventas de poca cantidad de mercaderías, pero, que se traducen en gran cantidad de ventas a minoristas que realizan “tráfico federal”, en las provincias vinculadas con otras por pocos kilómetros de distancia, proponiéndose la búsqueda alternativas tecnológicas como la generación de una aplicación (app) específica que permita emitir y cerrar DTV-e y toda otra documentación que se necesite generar y que, en muchos, casos a través de los smartphones podría suplirse carencias tecnológicas. 3) Unificar el criterio de los grupos de inspectores que están en el territorio, ya que, en muchos casos, nuestros asociados han detectado que las informaciones brindadas no coinciden con lo explicitado en la página del organismo e incluso, hacen verificación en terreno de tráfico dentro de las fronteras de la misma provincia, siendo éste uno de los más significativos. Los temas tratados fueron más, pero tomamos esta muestra como punta de lanza para el trabajo inicial que debemos encarar con la intención de ponernos a trabajar para que nuestros representados puedan estar en el camino correcto, al que desean acceder, pero, contando con los dispositivos claros y concretos para hacerlo. Por último, pero no menos importante, es necesario recalcar que no renunciamos a exigir de los organismos del Estado, el Nacional por ser el responsable de la inocuidad y calidad agroalimentaria, y los estados provinciales y locales por las cuestiones propias de las provincias argentinas – con la mentada disparidad- y las autoridades locales; que se realicen los controles en ruta, en las calles de Federación Nacional de Operadores de Mercados Frutihortícolas de la República Argentina Teniente Loza s/n – CP3000 – Santa Fe – Santa Fe – Argentina nuestras ciudades, en los galpones no habilitados y en los habilitados pero que no respetan el límite de su habilitación, para que todos los eslabones de esta gran cadena de producción y comercialización puedan desarrollarse legítimamente. Destacamos que la cadena de producción y comercialización frutihortícola es una de las mallas de contención de grandes bolsones de población que se establecen en torno a ellos, lugares donde viven la mayor cantidad de los empleados del sector, en muchos casos con grandes carencias. Los mercados, a diario, tenemos la recurrencia de estos argentinos que colectan productos que van a sus mesas como paliativo de las diferentes circunstancias y vicisitudes que les toca atravesar. No deseamos presentarnos frente a los organismos del estado como adalides de la justicia social, ni mucho menos, pero, somos sin lugar a dudas contribuyentes de un sistema que tiene el ojo puesto en el auxilio para el desarrollo humano a través del trabajo y de la eliminación de las consecuencias de falta de acceso a otras fuentes de consecución de alimentos. Por todo ello, solicitamos se nos convoque a trabajar para alcanzar puntos de acuerdo para el desarrollo de los medios tecnológicos necesarios para que la implementación inminente de estos sistemas diseñados por el Estado Nacional se conjugue con una reducción de la duplicación de controles similares en las provincias y hasta en las municipalidades y comunas de la Argentina y, en el ínterin, SOLICITAMOS SE PRORROGUE LA APLICACIÓN DE LAS DISPOSICIONES RELATIVAS A LA IMPLEMENTACIÓN DEL DTV-e por el término de seis (6) meses y hasta que se puedan discutir en una mesa de diálogo los planteos realizados por nuestros asociados. Mayor practicidad, mejor implementación de los sistemas que se pretenden aplicar. Aguardamos una respuesta favorable a nuestros planteos, con la inminencia que se impone por la implementación de estos nuevos sistemas.

nota1